Miguel Rellán

22 de Noviembre 2022

Talentoso, carismático, maravillosamente natural, culto y tremendamente simpático, Rellán nunca fuerza ninguno de sus dones. Es un ejemplo del fluir en todo: en la pasión, en la perseverancia, en la curiosidad y hasta en la lucha.

 

 

Creativo y reflexivo, distinguidor de las voces de los ecos, podría, muy bien, suscribir estas palabras, y otras más, con las que se definió Machado:

 

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, 
pero mi verso brota de manantial sereno; 
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, 
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

 

Probablemente él no se atrevería nunca a apropiarse de esos versos, pero los que le conocen se los adjudicaríamos con los ojos cerrados. ¡Pocas personas concitan tan unánime consenso, personal y profesional!

Con él disfrutamos de un almuerzo entrañable y una tertulia reseñable llena de pequeñas perlas de sabiduría:

 

“El arte no cambia el mundo, pero sí cambia a las personas”.

“Hay que pasar por la vida, pero dejar que la vida pase por uno”.

“Vivir como si fuéramos inmortales; morir viviendo”.

 

¡Ave, Miguel! Los que van a vivir te saludan.

¡Ganados por siempre, para tu ejército de guerreros de la vida! Escucharte es mágico y catártico.

Gracias por tu confianza y por tu amistad, querido Miguel, que es un sublime tesoro.

Y con ovación cerrada despido tu semblanza, ¿la oyes?

 

Estela Alcaraz

© Derechos de autor: Peña Periodística Primera Plana

  • Hotel NH Collection Eurobulding
  • C/ del  Padre Damián 23
  • 28036 Madrid

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.